Archivo de la etiqueta: sociedad

Reconocen resultados del CNEA en Claustro Universitario

El CNEA se convirtió este martes 15 de enero, en uno de los protagonistas del Claustro Universitario y Balance Anual de Ciencia, Innovación y Postgrado de la Universidad de Oriente (UO); al recibir varios reconocimientos a su labor de ciencia y técnica; además de la condición de Colectivo más destacado en el trabajo de investigación y en la promoción de procesos innovativos, esta última condición en conjunto con dos de las facultades de la sexagenaria universidad.

Colectivo más destacado en innovación

El trabajo “Generalización de acondicionadores magnéticos por el 60 aniversario del Asalto al Cuartel Moncada”; de un colectivo de autores CNEA, recibió la condición de Resultado ya aplicado de mayor significado económico.

La investigación “Modelos Matemáticos en Electroterapia para el cáncer: cinética de crecimiento y arreglo de electrodos”; de un colectivo de autores liderados por el Dr.C. Luis Bergues, fue seleccionado como Resultado que refleja el avance científico de mayor trascendencia y originalidad.

Esta resultado es fruto del Proyecto “Electroterapia en cáncer”, el cual fue igualmente reconocido como Mejor proyecto de investigación.

De forma individual, el Dr.C. Bergues, fue seleccionado como una de las propuestas de la Universidad de Oriente, para recibir la Distinción Especial del Ministro de Educación Superior, en el área de Ciencia y Técnica.

Por su parte, el reconocimiento como Resultado ya aplicado de mayor aporte al desarrollo social, lo mereció: “Detección del riesgo por contaminación con especies fitoplanctónicas potencialmente tóxicas en procesos industriales costero-dependientes”; de la Dra.C. Liliana María Gómez Luna y colaboradores.

El Balance Anual de Ciencia, Innovación y Postrado de la UO estuvo presidido por la Dra.C. Martha del Carmen Mesa Valenciano, Rectora de la Alta Casa de Estudios; el Ing. Rogelio Wanton, Presidente de Fórum Provincial de Ciencia y Técnica y la Dra.C. Suyén Rodríguez Pérez, Vicerrectora de Investigación y Postgrado de la UO.

Precisamente, la Dra.C. Suyén Rodríguez dio lectura al informe del Balance de los principales resultados del año 2013. El mismo fue sometido al debate de los presentes, quienes centraron sus opiniones en el proceso de formación de Doctores en la universidad santiaguera.

En su intervención, la Dra.C. Mesa Valenciano, hizo referencia a la Estrategia del Ministerio de Educación Superior; y concluyó, haciendo referencia a la labor de los docentes e investigadores universitarios de hoy: “todos los días hacemos ciencia”

Publicado en Especiales | Etiquetado , , , , , , , , , , , , , | Deja un comentario

Amplía el CNEA contactos de trabajo con entidades holguineras.

Nuevas acciones para la introducción del tratamiento magnético a fluidos en sistemas ingenieros de la vecina provincia de Holguín, tuvieron lugar los días 2,3 y 4 del mes de en curso.

La Ing. Rebeca Conde García, Directora de Transferencia de los Resultados de la Investigación del CNEA y el Ing. Dagoberto Ferrer Albear, Administrador de esta entidad, sostuvieron varios encuentros de trabajo con entidades de ese territorio oriental, tras lo cual se lograron los siguientes avances:

Se firmarán contratos con el Grupo de Servicios de Gestión Integrada de la Unión Eléctrica de Holguín, para la prestación, por parte del CNEA, de servicios científicos técnicos entre los que se incluyen los referentes al Grupo de Asesoría y Diagnósticos de Intercambiadores de Calor (GADIC), la caracterización de acondicionadores magnéticos y estudios de contaminación electromagnética en la OEB Generación Distribuida. Asimismo se firmarán contratos para la prestación de servicios académicos con vista a la capacitación del personal que trabaja con los grupos electrógenos del territorio nororiental, tomando en cuenta que constituye la mayor batería de grupos electrógenos del país.

Se firmarán contratos para el levantamiento diagnóstico de determinar las necesidades del Hospital Pediátrico de Holguín, con el objetivo de instalar acondicionadores magnéticos para mejorar los rendimientos de los portadores energéticos y la disminución de los gastos de mantenimiento. Además, a esta institución se les hará llegar al cartera de cartera de servicios académicos.

Igualmente, se firmarán contratos con los Hoteles “El Bosque” y “Pernik”, ambos de cadena Isla Azul; y “Las Brisas” y “Atlántico”, del Grupo Cubanacán; para el levantamiento diagnóstico y la prestación de servicios académicos a sus trabajadores. Esta acción adquiere mayor importancia toda vez que se toma en cuenta el desarrollo turístico potencial que tendrá esta provincia en los próximos 2 años; y tiene como precedente la experiencia obtenida por el CNEA con la instalación de acondicionadores magnéticos en el Hotel San Juan, en Santiago de Cuba. Con esto se lograría no solo mejorar los rendimientos de los portadores energéticos y disminuir de los gastos de mantenimiento, sino se contribuiría a la protección del medio ambiente por una disminución del vertimiento de productos químicos para la limpieza de tuberías.

Asimismo, se le realizará la caracterización magnética a un acondicionador marca Aquamag que fue instalado por la empresa EMPRESTUR en los años 90.

Estos encuentros fueron posibles gracias al apoyo del Gobierno y el Partido de la provincia holguinera, así como a la delegación del Ministerio de Turismo en ese territorio.

 

Publicado en De todo un poco, Especiales | Etiquetado , , , , , , , , , , , , | Deja un comentario

III Foro de Comunicación de las Ciencias: primeras impresiones

FORO DE COMUNICACION DE LA CIENCIA8Cuando en 2010 se convocó al Taller de Comunicación y Divulgación de la Ciencia, que luego se rebautizaría como Foro de Comunicación de las Ciencias, se hizo con el objetivo de propiciar un espacio para el debate, el intercambio de ideas, opiniones y experiencias relacionadas con la comunicación y divulgación de los resultados científico-técnicos.

Esa ha sido hasta el momento nuestra premisa. De ahí que cuando el debate adquiere protagonismo en las sesiones de este III Foro, nos llena de satisfacción.

Una decena de trabajos se presentaron durante la primera jornada del evento. Más allá de la cantidad, la calidad de las exposiciones, y las temáticas tratadas, generaron interrogantes y reflexiones que enriquecieron cada presentación compartida.

De forma general, se habló sobre la necesidad e importancia de normalización de los artículos científicos; el uso de las herramientas informáticas para la comunicación científica, así como diferentes experiencias en materia de divulgación de los resultados de la ciencia.

Una interrogante se hizo recurrente: ¿cómo se debe comunicar la ciencia? Alrededor de la misma se manifestaron diversas opiniones que abordaron aspectos como los públicos a los que se dirige (“¿a quién comunicar?”), la visibilidad de los resultados científicos y el papel de los científicos en el proceso de apropiación social de la ciencia.

En este sentido, se destacaron varias intervenciones:

La MSc. Manuela Arias Miguel, editora de la revista Ciencia en su PC abogaba por la necesidad de una Política científica coherente y sistemática, que contribuya, entre otros aspectos, a la normalización de las revistas científicas cubanas, con vistas a elevar su calidad y eliminar las principales deficiencias que presentan en materia de normas. Esta “política”, además, debería contribuir a promover las mejores prácticas para una correcta comunicación científica, más allá de la publicación de artículos en revistas especializadas.

Por su parte, la MSc Adys Hernández Lescay, Jefa de la Unidad de Ciencia y Tecnología de la Delegación Territorial del CITMA, en Santiago de Cuba, manifestaba: “la ciencia hay que contarla, y hay que contarla bien, y a todos los públicos”; y recalcó la relación ciencia y sociedad, a través de la introducción de los resultados científicos en la vida diaria.

Para la segunda jornada se espera la presentación del resto de los trabajos entre los que destacan las experiencias de varios centros de investigación en materia de comunicación de la ciencia.

Antes de la sesión de trabajo se presentará el libro “Buscando la identidad”, de la Dra.C. Maribel Brull González, profesora titular de la Universidad de Oriente, y Premio Especial de Comunicación (2012)

Publicado en Comunicación científica, Eventos | Etiquetado , , , , , , , , , , | Deja un comentario

Comunicación científica: vínculo entre ciencia y sociedad.

Palabras enviadas por la Dra.C. Elsa Beatriz Acevedo a los participantes en el III Foro de Comunicación de las Ciencias.

elsa beatrizApreciados miembros del Comité Organizador; Autoridades Académicas e Investigativas, Periodistas Científicos y Divulgadores de la Ciencia, Docentes, investigadores, Estudiantes y Público en General.

Reciban el más caluroso saludo de nuestra Red Virtual Latinoamericana de Estudios en Ciencia, Tecnología, Sociedad e Innovación CTS+I del Centro de Altos Estudios Universitarios CAEU de la Organización de Estados Iberoamericanos para la Educación, la Ciencia y la Cultura OEI.

Sin lugar la dudas la comunicación científica en los tiempos modernos se ha convertido en poderosa arma de popularización, democratización y por ende de apropiación social del conocimiento científico y de las innovaciones tecnológicas en nuestros países. Conscientes de la importancia de la misma, nuestra Red se ha venido convirtiendo en un tejido social multinacional unido por la misma.

La comunicación científica representa un importante vínculo entre ciencia y sociedad, ciencia y participación pública, ciencia y fortalecimiento de las comunidades científicas e investigativas como nicho social de soluciones a nuestras problemáticas más urgentes.

Leer más de “Comunicación científica: vínculo entre ciencia y sociedad.”

Publicado en Comunicación científica, Especiales, Eventos | Etiquetado , , , , , , , , , , | Deja un comentario

Nuevo debate en Juventud Técnica

A raíz de artículo “Ciencias básicas en Cuba: ¿qué se ve en el horizonte?” publicado en la web de esta revista cubana, se abre un nuevo debate al cual todos están invitados. Le transcribimos la pimera repercusión sobre lo planteado en el texto que hacemos mención arriba. Criterios coincidentes o no podrán existir muchos, incluso en nuestras áreas. Lo importante es la posibilidad de debatir sobre ellos.

Logo JTOpinión de un lector

Quiero comenzar agradeciendo a la periodista y a la dirección de JT por el artículo “Ciencias básicas en Cuba: ¿qué se ve en el horizonte?”. En el mismo, creo que por primera vez en la prensa cubana, se presentan algunas de las no pocas contradicciones y dificultades que enfrentan la ciencia y los científicos cubanos. Eso por sí solo es un soplo de aire fresco contra el monótono presentar acrítico de resultados, logros, premios, etc, que, en el mejor de los casos, solemos presenciar en nuestros periódicos.

Sin embargo, hay al menos dos conceptos que implícita o explícitamente se exponen en el trabajo con los cuales no estoy de acuerdo. El primero, podría parecer meramente académico, pero no lo es. La separación de la ciencia en “Ciencia Básica” y “Ciencia Aplicada”, es falsa. Estas pueden ser dos categorías útiles para biógrafos y estudiosos de las ciencias sociales. Pero esa separación no existe cuando se trabaja. Sin las ecuaciones de Maxwell no habríamos tenido revolución industrial y los GPS funcionan gracias a las ecuaciones de la relatividad general de Einstein. Cualquier cosa que llamemos terapia genética habría sido imposible si primero no se hubiera descubierto que la estructura del DNA es una doble hélice. ¿La teoría de la evolución es “Ciencia Básica” o “Ciencia Aplicada”?. ¿Y la máquina de Turing, la construcción conceptual de las computadoras modernas?  El descubrimiento del transitor fue prácticamente un hecho fortuito en los laboratorios ATT Bell. Este dispositivo revolucionó la electrónica moderna, pero nadie lo estaba diseñando. Las celdas solares nacieron en los mismos laboratorios, para lograrlo era fundamental conocer como interactúa la luz con la sustancia. Los ejemplos son innumerables pero no es mi objetivo hacer un compendio de la estrecha sinergia de eso que algunos nombran “Ciencias Básicas” y “Ciencias Aplicadas”. Quiero solo llamar la atención del peligro que encierra esta división artificial para el futuro de la ciencia cubana y en especial el de su inserción en la economía.

Este último, es un proceso muy difícil, donde en general son importantísimos no solo los factores objetivos sino también los subjetivos. Pero si este proceso de inserción comienza con esta división establecida derivará, inevitablemente, en el abandono de la ciencia y la tecnología y su sustitución, si tenemos suerte, por el mantenimiento inteligente de tecnología obsoleta.

La segunda idea, que de una manera u otra se refleja en el artículo es la de que la Ciencia Cubana tiene problemas. Eso no es correcto, la ciencia cubana está en crisis. Me sorprendería mucho si alguno de los indicadores para medir la producción científica cubana y su impacto en la economía hubiera mejorado en los últimos años. Todos los que yo conozco han empeorado. Es un proceso de deterioro que ha estado a la vista de todos, como en su tiempo lo estuvo la infección de marabú en nuestros campos.

Hace unos días, en la televisión nos anunciaban que alrededor del puerto del Mariel se desarrollarían industrias de alta tecnología. En un país que cierra una carrera de Ingeniería Física, gradúa 30 Licenciados en Física al año, y 5 Doctores en esa rama y menos aún en Matemática, por solo poner ejemplos que me son cercanos, ese anuncio sonaba poco realista, a futuro lejanísimo.

Es especialmente preocupante y doloroso el estado en que se encuentran nuestras Universidades, donde hace prácticamente 20 años que no se realizan inversiones para investigación. En la Universidad de la Habana el número de publicaciones científicas no crece desde el 2006, en los años “buenos”, se superan por poco las 100 publicaciones en el Web of Science. Un número ridículo si lo ponemos en contexto internacional, incluso Latinoamericano. Más del 90% de estas publicaciones se realizan gracias a proyectos internacionales. Su capacidad para producir ciencia se contrae inexorablemente. La Facultad de Física fue evacuada en el año 2006 para una reparación capital. La obra debía durar 4 años, va por 6 y nada parece indicar que terminará alguna vez. No importa cuánto se esfuerce la dirección Universitaria o la dirección de esta Facultad, sino hay una clara voluntad política en el país por terminarla, esos esfuerzos carenarán siempre en la conocida ineficiencia del proceso inversionista nacional.

Pero esto es solo la punta del iceberg de una Universidad que parece colapsar estructuralmente. No basta que para conmemorar el 28 de enero se recupere el rectorado y con él la hermosa vista de la escalinata para decir que ese deterioro se revierte. En la Facultad de Biología caen a tierra pedazos de techo, en la Facultad de Química la red hidrosanitaria colapsó hace años y los techos se filtran al primer aguacero. El mobiliario de la institución tiene más de 50 años.  Calificar de malas las condiciones de trabajo es un eufemismo. Basta mencionar que la oficina de trabajo del presidente del Consejo Científico de la Universidad es esencialmente un closet con filtraciones y una ventana minúscula. Hay menos de una computadora por profesor. Una impresora es casi un objeto raro. La velocidad de Internet la hace prácticamente inútil. Hace más de 30 años que no hay presupuesto para comprar libros de interés para la investigación. De hecho, no hay presupuesto para investigación. El año pasado al menos dos tesis de doctorado se discutieron en el medio de apagones que se hicieron tan frecuentes como impredecibles. Todo el tribunal, para evaluar la calidad de la tesis, debía mirar en la pantalla de una laptop la exposición del trabajo. Esto no es anecdotario, son sólo ejemplos aislados para destacar la gravedad de la situación.

Si hacer trabajo teórico y mantener el imprescindible rigor científico en esas condiciones es una tarea titánica, hacer experimentos es casi un sueño. Así, se vuelve dificilísimo convencer a un joven investigador de que su trabajo es, o puede ser, “importante” o “útil” para el país. Además, los salarios siguen siendo bajos, poco atractivos y sin relación alguna con la calidad o cantidad del trabajo realizado. Por supuesto que el claustro envejece y no es posible sustituirlo adecuadamente.

No bastan los resultados de la Industria Biotecnológica cubana para dar una visión positiva de nuestro futuro científico. Sería como decir que la agricultura va bien porque aumentó la venta de tabaco al mercado internacional. En un país de pocos recursos y asediado por un enemigo poderoso,  la ciencia y su inserción en la economía son fundamentales para garantizar la independencia. Yo estoy convencido de que si el estado no re-evalúa sus políticas de desarrollo científico, en poco tiempo nuestra ciencia estará en niveles pre-revolucionarios.

Dr. Roberto Mulet
Departamento de Física Teórica
Facultad de Física
Universidad de la Habana

Ver Nota editorial

Publicado en Especiales | Etiquetado , , , , , , , , , , | 2 comentarios